A.- BENEFICIOS AMBIENTALES

El gas natural es el combustible alternativo que tiene la combustión más limpia. Las emisiones de la descarga de vehículos GNC son mucho más bajas que las de vehículos a gasolina. Por ejemplo, las emisiones de monóxido de carbono de los Vehículos a GNC en promedio son aproximadamente un 70% menores, las emisiones de hidrocarburos no metánicos son 89 % menores y las emisiones de óxidos de nitrógeno son 87 % más bajas. Además de estas reducciones en contaminantes, los vehículos a gas natural respecto a los vehículos a gasolina también emiten cantidades significativamente menores de gases de invernadero.
Los Vehículos a GNC dedicados producen muy poco o prácticamente nada de emisiones por evaporación durante el llenado del vehículo y régimen de uso. Al respecto es importante señalar que en el caso de los vehículos a gasolina las emisiones evaporativas y de llenado representan al menos un 50 % de las emisiones de hidrocarburos totales. Los Vehículos a GNC dedicados pueden reducir también las emisiones de dióxido de carbono en casi un 20 %.
Se ha demostrado que la exposición a los niveles de material particulado fino en suspensión que se encuentra en muchas de las grandes ciudades del mundo aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias. Las emisiones que produce el petróleo Diesel han sido consideradas como un contaminante muy peligroso del aire. Los motores a gas natural generan muy bajas emisiones y no producen material particulado.

B.- GASES DE INVERNADERO

Por unidad de energía, el gas natural contiene menos carbono que cualquier otro combustible fósil y, por lo tanto, genera menos emisiones de CO2 por cada kilómetro recorrido por un vehículo. Si bien los vehículos a gas natural sí emiten metano, que es precursor de gases invernadero, cualquier pequeño aumento en emisiones de metano estará más que compensado con la reducción substancial de las emisiones de CO2 en comparación con otros combustibles.
Los Vehículos a GNC también emiten muy bajos niveles de monóxido de carbono (aproximadamente un 70 % menos que un vehículo a gasolina similar) y compuestos orgánicos volátiles. Si bien estos dos contaminantes no son en sí gases de invernadero, juegan un importante papel al contribuir a descomponer el metano y otros gases de invernadero en la atmósfera.

C.- BENEFICIOS ECONÓMICOS

· Sobre la base de una equivalencia-por-litro el gas natural cuesta en promedio un 50% a 70% menos que la gasolina.
· El gas natural es un combustible que se quema limpiamente y reduce las necesidades de mantención del vehículo. Muchos propietarios de vehículos a gas natural indican que sus vehículos requieren cambios de aceite que varían en un rango que va de los 16.000 a los 32.000 Kms.
· El robo de combustible constituye una preocupación permanente para los operadores de flotas. El gas natural, a diferencia de los combustibles líquidos, no puede ser extraído por medio simples de succión desde el estanque de un vehículo, razón por la cual las mermas de combustible prácticamente desaparecen.
· Respecto a la inversión en estaciones de compresión es posible efectuar un "llenado rápido" de un vehículo en cinco a seis minutos empleando gas comprimido almacenado en cascadas de cilindros de gas natural o bien llenar el vehículo durante la noche usando un sistema de "llenado lento" que tarda alrededor de cinco a ocho horas. Muchas estaciones de llenado de flotas privadas como una forma de optimizar las inversiones usan una combinación de llenado rápido y llenado lento.

D.- ASPECTOS DE SEGURIDAD

Los vehículos que operan con gas natural son más seguros que los que operan con combustibles tradicionales tal como es el caso de la gasolina. De hecho, en otros países muchos empresarios de transporte escolar eligen el gas natural para sus buses escolares porque el gas natural vehicular, a diferencia de la gasolina, se disipa a la atmósfera en el evento de un accidente. La gasolina se empoza en el suelo, creando un riesgo de incendio.
En los Estados Unidos se efectuó un estudio sobre más de 8.000 vehículos, que recorrieron en forma acumulativa aproximadamente 459 millones de kilómetros, desde
el año 1987 hasta 1990 (el estudio más reciente a la fecha). Este estudio encontró que la tasa de lesiones para Vehículos a GNC por vehículo y kilómetro recorrido fue 37 % más baja que la tasa para vehículos de flota a gasolina. Además de la tasa de lesiones más baja, no se registraron muertes en el caso de los Vehículos a GNC considerados en el estudio.
Existen dos razones fundamentales para este excelente récord de seguridad de los Vehículos a GNC: la integridad estructural del sistema de combustible de los Vehículos a GNC y las características físicas del gas natural como combustible.

Los cilindros de almacenamiento de combustible usados en los Vehículos a GNC son mucho más resistentes que los estanques de gasolina. El diseño de los cilindros de los Vehículos a GNC exige que se sometan a una serie de ensayos de resistencia y tracción exigidas por las normativas de seguridad, tales como extremas variaciones de temperatura y presión, resistencia al impacto de armas de fuego, colisiones y fuego.
Si bien los cilindros de almacenamiento del combustible son más fuertes que los estanques de gasolina, el material compuesto que se usa para revestir los estanques es fundamentalmente más susceptible a daño físico que los metales bajo condiciones de exigencias severas. Por este motivo los materiales compuestos de los cilindros de los Vehículos a GNC deben siempre ser manejados y protegidos adecuadamente. Los eventos relacionados con la ruptura de cilindros de gas natural mostraron que había alguna forma de ataque químico o daño físico al revestimiento de material compuesto del cilindro.

Los sistemas de combustible de los Vehículos a GNC son "sellados", lo que impide cualquier derrame o pérdidas por evaporación. Aunque ocurriera una fuga en un sistema de combustible de un Vehículos a GNC, el gas natural se disipará a la atmósfera porque es más liviano que el aire.
El gas natural tiene una temperatura de ignición alta, alrededor de 650 grados Celcius, comparado con alrededor de 350 grados Celcius de la gasolina. También tiene un rango estrecho de inflamabilidad; eso es, en concentraciones en el aire inferiores a alrededor de 5 % y superiores a alrededor de 15 %, el gas natural no se inflama. La temperatura alta de ignición y el rango limitados de inflamabilidad del gas natural hacen que sea poco probable una ignición o combustión accidental.

El gas natural no es tóxico o corrosivo y no contaminará el agua subterránea. La combustión del gas natural no produce cantidades significativas de aldehidos u otras toxinas aéreas, las que son motivo de preocupación con la gasolina y algunos otros combustibles alternativos.
El sistema de suministro de gas natural tiene también un excelente - y demostrado - récord de seguridad.
Los Vehículos a GNC usan la misma energía que ha calefaccionado casas y cocinado alimentos en forma segura y cómoda durante más de 100 años alrededor del mundo.

E.- NUEVAS INVERSIONES Y CREACIÓN DE EMPLEOS

En el caso de Argentina la implementación de una red de abastecimiento de gas natural vehicular posibilita nuevas inversiones y la creación de nuevos empleos. Solo a modo de ejemplo se estima que la inversión en kits de conversión, estaciones de servicio e infraestructura adicional necesaria por abastecer 400 vehículos operando a gas natural, implica inversiones por US$ 2.0 millones.

F.- ABUNDANCIA Y DISPONIBILIDAD DE GAS NATURAL A NIVEL LATINO AMERICANO.

El gas natural es un combustible abundante, fácilmente disponible.
Argentina cuenta hoy con 684 MMMm3 de reservas comprobadas de gas natural para más de 20 años y ciertas cuencas se encuentran actualmente recién en el inicio de su exploración.